Cómo hacer frente a la crítica de manera idónea

La crítica es parte de nuestra vida diaria, pero nadie puede hacernos sentir mal, si nosotros no lo permitimos. ¿Qué haces cuando te critica la gente? ¿Te enfadas? ¿Los criticas o atacas? ¿Los ignoras? ¿Aceptas la crítica?

La respuesta inicial ante la crítica, casi siempre es negativa. No nos gusta sentirnos  juzgados, analizados, observados, criticados. Sin embargo, la crítica es parte de nuestra vida diaria. Todos los días nos enfrentamos a diferentes actividades, opciones, decisiones que tenemos que tomar, etc. Y para ello tenemos que calificar las opciones  entre dos opuestos: bueno-malo, adecuado-inadecuado, etc. Nos hemos acostumbrado a prestarle más atención a lo negativo que a lo positivo viendo más fácilmente problemas que oportunidades.

“Es gran virtud del hombre sereno oír todo lo que censuran contra él, para corregir lo que sea verdad y no alterarse por lo que sea mentira”

W. von Goethe (Escritor, historiador, filósofo y economista alemán).

Saber afrontar las críticas.

No pienses que te están atacando, escucha con atención lo que te dicen pues puede resultarte útil, trata de entender a la otra persona y las razones de su comentario. Evalúa la crítica y decide si es aconsejable que cambies tu comportamiento o si, en cambio, la rechazas de forma constructiva. Así que intenta valorar la importancia de la crítica, pregúntate quién te hace la crítica, si te conoce lo suficiente, si sabe de lo que está hablando, qué autoridad tiene para hablar de esa forma sobre ti o sobre tu comportamiento, piensa si esa misma crítica te la hacen a menudo otras personas. Pregúntate si la crítica procede, si la respuesta es SÍ deberás controlar emociones, escucha de forma activa, piensa cómo podrías hacerlo mejor creando alguna estrategia para cambiar, resume lo que has escuchado para que te quede claro que lo entendiste.

A veces esas críticas no tienen fundamento o se realizan de forma poco adecuada, hiriendo. Afrontarlas se hace necesario. Al recibir una crítica de esta naturaleza puedes:

  • Si la crítica es procedente en su contenido pero no en la manera de emitirla y has decidido aceptar: Escucha, muestra tu conformidad, fija un compromiso para rectificar, expresar empatía y también nuestros sentimientos por la forma de exponer la crítica, expón los cambios que creas oportunos para la otra persona, en la forma y, para uno mismo en el contenido
  • Si la crítica es improcedente en forma y confusa en el contenido y decidimos aceptarla: Escucha, aclara contenido, agradece información, niega aquello que consideres no adecuado.
  • Si la crítica es injusta y decidimos no aceptarla: Escucha, niega de forma asertiva, expón lo que sientes, solicita cambios.

Técnica para afrontar críticas.

Son varias las técnicas que puedes aprender para enfrentar críticas; entre ella hay una que me gusta especialmente y que te cuento en esta pequeña píldora para hacer frente a críticas. Se llama banco de niebla.

Esta técnica está indicada para cuando nos están haciendo una crítica que resulta manipulativa de forma persistente.

Así rebajamos la hostilidad, la ansiedad, sin entrar en discusiones o justificaciones innecesarias. ¿En qué consiste el Banco de niebla? Primero en reconocer con calma la posibilidad de que exista parte de verdad en lo que nos dicen, al mismo tiempo nos reservamos el derecho a ser nuestros propios observadores, a modo de jueces, en lo referente a nuestro comportamiento.

Ejemplo:

CRÍTICA: “la pasada noche regresaste muy tarde”. ·

RESPUESTA: “Es verdad, volví muy tarde” (convenir con la verdad).

CRÍTICA: “Si pierdes tantas horas de sueño vas a acabar poniéndote enfermo”.

RESPUESTA: “Sí, es posible” (convenir con la posibilidad).

CRÍTICA: “Sabes la importancia que tiene poseer buen aspecto para conseguir pareja y así no creo que lo vayas a conseguir”.

RESPUESTA: “Tienes razón. Creo que una cosa puede tener como consecuencia la otra, así que cuando lo crea conveniente, lo tendré en cuenta” (convenir en principio).

La técnica banco de niebla te lleva a hacer escucha y contestar sólo a lo que nos dicen, pensando en opciones y probabilidades respecto a lo que nos dicen. De esta manera, siempre podremos convenir con la parte de verdad que haya en la crítica, sin sentirnos ofendidos, atacados o insultados. Una vez más, la reflexión y el pensamiento tranquilo hacen que una situación de crítica pueda convertirse en un instante de aprendizaje y mejora. Recuerda: Todos los días se puede aprender así que, todos los días se puede cambiar.

 

Pepa González Díaz
Sigue a Pepa en su blog.

Añadir un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies