Puedes elegir cambiar tu actitud y tu enfoque, por  ProyectoTriple E

En ocasiones nos vamos hundiendo, como embarcaciones con rotura, sintiendo que los problemas y dificultades son inmensos y no analizamos sobre la dimensión real de la cuestión que nos ronda.

Incluso hay veces que preferimos cerrar nuestros ojos creyendo que, de esta manera pueril y esquiva, la realidad desaparecerá por arte de magia. Si somos conscientes de que, en tan solo cinco minutos, la perspectiva puede ser diferente y las opciones aparecen entonces nos daremos tiempo para reflexionar, disociándonos.
Decirnos a nosotros mismos: necesito parar y reflexionar tiene consecuencias fantásticas. Se despejará la mente, miraremos con más amplitud la cuestión, apareciendo márgenes que antes no teníamos en cuenta y que pueden reportarnos soluciones. Alejar de nosotros la queja que lejos de otorgarnos arreglos atrae complicaciones.
La asunción de las cuestiones que se presentan como problemas con total seriedad y con claridad en pro de solventarlas es una actitud y como tal debe trabajarse e instalarse en nuestro interior. Ser proactivo en lugar de reactivo.
Decirnos a nosotros mismos: necesito parar y reflexionar tiene consecuencias fantásticas.
Desde una actitud positiva y desde la tranquilidad se pueden resolver los problemas. Algunas pautas que te ayudarán a lograr esa actitud para enfrentar problemas son:
  • Recuerda que los problemas son tal dependiendo del cristal con el que se mira.
  • Intenta poner límites a los problemas, describe cada uno en una sola frase así enfocarás en lo importante.
  • Aleja la desesperación, la impaciencia no es buena consejera. Los problemas tienen un inicio, un camino y un final, una temporalidad.
  • Intenta ver el origen de la cuestión que te incomoda o genera malestar, tenerlo claro nos puede dar pautas sobre cómo afrontarlo con serenidad.
  • Comparte tus pensamientos y tu sentir con alguien que te quiera, la mirada de terceras personas sobre la cuestión te abre a posibilidades.
  • Busca el silencio, te ayudará a buscar soluciones más idóneas.
  • Lo que no puedas cambiar déjaselo al tiempo

Puedes elegir cambiar tu actitud y tu enfoque, así como el día da paso a la noche. Tú decides.

Proyecto Triple E 

Pepa González Díaz – Titulada en PNL y Coaching. Mentora lengua positivo y motivadora personal

 

Añadir un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies