¿Qué desayunos son más saludables para la familia? por Irene G. Balazone

Primera Parte

¿Tenemos todos las mismas necesidades? ¿qué deben desayunar mis hijos? ¿cuál es el desayuno más saludable?

El desayuno como la palabra lo indica, significa después del ayuno. Luego de 8 horas de promedio de la última comida, la primera necesidad que tenemos es hídrica. Esto es común para todos los integrantes de la familia.

Como bien sabemos todo se trata de hábitos y estos son aprendidos desde la niñez.

Crecí en una familia que aprendió que sus síntomas físicos se resolvían en su mayor parte con alimentos fisiológicos y  descanso.

Recuerdo cuando era niña, mi padre me decía que mi primer alimento vital es el agua.   Y agua es agua, no zumo o bebidas artificiales.

Mi padre solía comparar las máquinas textiles con las que trabajaba y mi cuerpo. Me decía , si una máquina no está bien aceitada  antes de encenderla, se rompen!

De la misma manera como cualquier maquinaria necesita una buena lubricación y limpieza, con nuestro cuerpo es igual. Necesita una correcta hidratación  y depuración diaria para mantener su  vitalidad  en condiciones óptimas.

Mi padre aprendió esto después de sufrir severos problemas de salud. Sin encontrar respuesta en la medicina convencional a sus infecciones renales y cólicos nefríticos, un médico naturista le enseñó las leyes biológicas que su cuerpo necesitaba para mantener su salud vital. Así poco a poco logró sanar su cuerpo, y sus hábitos alimentarios fueron uno de los pilares para ello.

Creo que esta es la mejor herencia que he recibido,  y la mejor herencia que podré dejarle a mis hijos.

Tiempos y funciones

Durante la noche las funciones de reparación, crecimiento y depuración que realizan nuestros órganos vitales, generan una serie de desechos que acidifican el medio interno y que es necesario eliminar al despertar. Por esta razón al despertar necesitamos beber agua, para hidratarnos,  alcalinizarnos y ayudar a que todos los desechos  del metabolismo de reparación nocturno sean eliminados a través de la orina, materia fecal, piel y respiración.

¿De qué manera incorporar el agua y en qué cantidad?

Lo ideal es beber agua a nuestra temperatura corporal, 37ºC aproximadamente. La cantidad depende de nuestro peso, una persona adulta necesitaría un litro o más.

Yo recomiendo comenzar por un vaso de agua pura templada. Continuar por agua templada con limón. Se pude agregar media cucharita de café de bicarbonato sódico para aumentar la alcalinidad.


Irene Balazone – Nutricionista, Dietista y Kinesióloga

Seguidamente es muy recomendable hacer ejercicios de respiración y estiramiento suaves para ayudar a que las toxinas depositadas en las articulaciones puedan movilizarse y salir del cuerpo lo más rápido posible.

La respiración consciente es otra herramienta fundamental para ayudarnos a limpiar nuestro cuerpo de la acidificación. Para esto realizar respiraciones profundas en inhalación y profundas en exhalación, con ayuda de movimientos físicos de brazos, piernas y torsiones, harán más eficiente la depuración.

La tercera manera de incorporar más hidratación a nuestro cuerpo es mediante el agua con súper alimentos verdes, como la espirulina, clorella, Moringa entre otros que actualmente podemos conseguir en el mercado. Estos alimentos son ricos en clorofila, un pigmento al igual que la hemoglobina que le da color roja a nuestra sangre. Estos pigmentos, tanto la clorofila como la hemoglobina, tienen la misma composición molecular. Por este motivo se dice que los verdes  son bien aceptados por nuestro cuerpo; ayudan a depurar, alcalinizar, y aumentan la oxigenación en nuestra sangre.

Particularmente yo creo que cuando incorporamos estos productos naturales y biológicos nuestro cuerpo tiene la posibilidad activar  la regeneración celular. El desgaste ocasionado por el consumo de alimentos  no naturales que agotan la energía de nuestros órganos internos, forzándolos a trabajar en exceso para convertirlos en lo que biológicamente requiere.  Estos súper alimentos que tienen gran concentración de nutrientes ayudan a que nuestro medio interno recupere su fuerza vital y pueda volver replicarse o regenerarse según el patrón original.

También es importante saber que la clorofila es soluble en grasas. Esto significa que se absorbe mejor si se toma junto a un medio graso.

Las grasas que recomiendo son el aceite de hígado de bacalao, fuente de vitaminas A y D, omegas 3, 6 y 9; todos nutrientes fundamentales para la vida. Aceite de lino para mujeres en especial, calabaza para hombres ya que genera una función desinflamatoria de la próstata.

De esta manera vamos cubriendo la necesidad de agua y nutrientes básicos de una manera sencilla para la absorción celular., ya que todos estos nutrientes se encuentran en un medio líquido.

Acá hay otro tema importante a tener en cuenta a la hora de nutrirnos. Hacer que la comida sea fácil de digerir, asimilar y eliminar. Pero esto lo dejaré pendiente para otro momento.

Una cuarta manera, es la incorporación  de agua fisiológica es con zumos y batidos.

Diferencia entre zumo y batido

El zumo es muy rico en vitaminas y minerales, es muy fácil de absorber y está muy recomendado en dietas para depuraciones y aumento de la alcalinidad. Los zumos difieren según cómo se obtienen. Evidentemente la calidad y tiempo de cosechada de los vegetales y frutas; así como el tipo de máquina con la que se procesa. Si es de prensado lento o rápido.

Los zumos además contienen baja concentración de fibra insoluble. Estos alimentos así procesados, se los considera muy eficaces a la hora de darle descanso al cuerpo de sus funciones digestivas, y así tenga energía extra de reparación. A este proceso se lo conoce como semi ayuno.

En cambio se llama batido a la mezcla semi liquida de frutas y/o verduras, semillas, superalimentos, etc..

Los batidos son una buena opción para medias mañanas, o para personas que se levantan con más hambre en la mañana. También se pueden usar en dietas depurativas, ya que también son alimentos fáciles de digerir y pueden ayudar a que el cuerpo se recupere dándoles el descanso que necesita.

Un dato curioso sobre el dolor y enfermedades crónicas

Este dato relaciona a que la mayoría, por no decir todas las enfermedades y dolor crónico se relaciona con deshidratación crónica. Tema que generalmente no se mide en las pruebas habituales médicas.

Esto es relativamente sencillo de solucionar con estos buenos hábitos nutricionales y con kinesiología. Esta técnica nos ayuda a encontrar el origen del síntoma apelando al propio cuerpo que en su gran perfección Siempre refleja lo que el Ser percibe en determinada situación o momento.


Irene G. Balazone es Licenciada en Nutrición y Dietética, Kinesiología y Descodificación Biológica.

A partir de Febrero empezará a pasar consulta en Lanzarote. Asimismo, también dará comienzo una nueva edición de su Programa FormativoNutrición Curativa, que lleva años impartiéndolo en Tenerife y Gran Canaria. Un programa dedicado a todas las personas que quieran mejorar su salud y la de su familia.

Aquí encontrarás más información:

Reserva de plaza:

Añadir un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies